Origen de los Berserker en El Nuevo Panteón

30.01.2020

Origen de los Berserker, los Hombre Oso, en "El Nuevo Panteón"

Nacieron con Gaia, sus mas antiguos guardianes, solo responden a la titánide de la tierra. Los poderosos hombre oso fueron dotados poder tomar la forma de seres humanos para poder mezclarse entre la humanidad y cuidar de ella. Aunque nunca se consideraron humanos, trataban de tener el menor contacto con estos, ya que los consideraban corruptos y agresores de Gaia. Siguiendo las ordenes de la madre tierra, cuidaron de los humanos, influyendo mucho en los pueblos escandinavos, eslavos y en los pueblos nativos del norte de América. Como no respondían al Panteón, solo a Gaia, los dioses crearon a los Alfas, los hombres lobo, los Ulfhednar. Malditos, de origen humano, reemplazaron a los Berserker como guardianes de la tierra. Estos odiaban a los hombres lobo, los consideraban impuros y corruptos, peones y títeres del Panteón. A partir de ese momento, los Berserker decidieron recluirse en los lugares mas inhóspitos del polo norte, sin tener contacto con la humanidad o al menos el necesario, tampoco volverían a su forma humana, pasarían sus últimos días como osos en medio de la naturaleza. 

Pueden tener la forma de un oso, de un humano de gran tamaño o un híbrido, su forma de hombre oso la cual usan para el combate. 

Un Berserker, en su transformación puede llegar a medir entre 4 a 5 metros de altura, sus garras cortan cualquier metal, con sus colmillos rompen hasta la piedra mas dura. Sus sentidos están agudizados, pueden escuchar y olfatear a kilómetros de distancia, mas que los Alfa. También pueden ver mejor que un ser humano y un Alfa. Pueden levantar toneladas de peso, aplastar un camión de un golpe y derribar paredes empujándolas. Un Berserker experimentado puede correr a más de 200 kilómetros por hora. Pueden dar saltos y trepar paredes de manera ágil, aunque no tanto como un Alfa. También pueden transformarse en un oso normal, de esa manera pasan desapercibidos en los bosques, de esta forma, sus sentidos se vuelven más agudos. Hasta pueden escuchar los latidos del corazón de una persona a miles de metros e individualizarla por el ritmo cardíaco y aroma. Las manadas tienen estructuras de mando muy marcadas, es por antigüedad, siempre hay un Líder Berserker Hombre y una Líder Berserker Mujer, ambos con la misma capacidad de mando, luego le siguen sus lugartenientes. Tenían excelente relación con Brunilda y sus Valkirias, hasta que los dioses decidieron dormir a la general de las Valkirias y sus subordinadas para no vivir el mismo destino, acataron las ordenes del Panteón, lo cual corto la relación de ellas y los Berserker. La única manera de que un joven Berserker le arrebate el mando a un líder es por medio de méritos en batalla, lo cual es muy inusual. Los Berserker no envejecen, son inmortales. Su temperatura corporal asciende a los 37 grados. Suelen ser de pocas palabras y no muy sociables. Aman el frió y se debilitan con los lugares calurosos. La única manera de matarlos es decapitarlos o con un arma mágica forjada con reliquias divinas, las armas humanas apenas le hacen rasguños. Además sanan de manera rápida, casi instantánea. Tienen el don de curar a los demás y de calmar a cualquier animal, incluso comunicarse con ellos. Prefieren los bosques y las montañas nevadas, las plantas junto a ellos crecen con mucha mas fuerza. 

Tienen 2 reglas básicas:

- La primera es obediencia y lealtad absoluta a Gaia, la titánide les dictaba las misiones y las batallas que pelear. La madre tierra no podía ser discutida jamas y protegida a toda costa. 

- La segunda es que entre Berserker son hermanos, jamas se puede poner a un individuo por sobre el grupo. No se permite conflicto de egos entre ellos. En caso de que los lideres no puedan resolver un conflicto interno. Gaia determinaría como solucionarlo. La manada ante todo.